Haciendo los Mandados

febrero 9, 2017

16650825_10208563152098683_1159273106_o

Una prófuga de la cocina que se precia de serlo debe reconocer que nunca tiene los ingredientes necesarios para cocinar. Esto se debe mayormente a que  como siempre pospone la hora de hacer la comida, pues ya a las carreras se ve obligada a  hacer lo que sea, y en ése “ahorita les preparo” se da cuenta  que algo le hace falta.

A veces, son ingredientes sin importancia, pero en otras se trata del ingrediente principal.  ¿Cómo lo sé? Bueno, es algo que me viene de herencia ya que lo aprendí de mi madre, ya sabes…. “ahorita les preparo unos taquitos con salsa”, y resultaba que no había ¡ni jitomate! O que tal: “Ahorita les preparo unas tortas de jamón”, pero no había pan.

Lo terrible de estas situaciones es que a los hijos menores  nos mandan a hacer tales  mandados pues los y las hermanas mayores, siempre tienen el argumento preciso para negarse rotundamente a ir; además, ¿para que estamos las hermanas menores si no es para ser regañadas  y hacer los mandados?

          Sonia, ve por las tortillas.

           ¿Y por qué siempre yo? ¿Por qué no mandas a Alma? ¡Ya estoy harta de que siempre me mandes a mi! ¡No quiero ir!– Le contestaba desafiante a mi madre.

Como la mayoría de las mamás, mi madre poseía el arte de la persuasión que aplicaba sobre mi persona en seis etapas: La primera era la convicción profunda,  “Vas a ir”; la segunda era el aplomo, “¿O crees que yo te tengo miedo?” En  la tercera etapa me hacía creer que yo saldría ganando  “…y ya que estás con esas ganas pasas a comprar además los refrescos y el pollo para mañana ”; En la cuarta etapa me daba tiempo para pensar y actuar, “Te levantas, o te levanto”; En la  quinta, evitaba el antagonismo “le voy a decir a  tu papá cuando venga”; y en la sexta y última simplemente creaba el deseo , “Te voy a dejar caer unos chanclazos y de todos modos vas a ir.”

Ante tales circunstancias no me quedaba de otra que con bolsa de ixtle en mano ir por las tortillas.  Con naturalidad, con la frente en alto y una sonrisa en los labios; sin  quejas, sin berrinches ni gestos bruscos o violentos.  

Mientras hacia la fila para las tortillas meditaba en mi condición.  ¿Por qué debía yo de ser reducida a una simple mandadera todos los días? Yo había nacido para ser algo grande en la vida y no para estar ahí hacienda fila con la servidumbre que suspiraba por el despachador de tortilla de cabellos díscolos llamado Pedro. Y es que,  al tiempo que cumplía con mi deber, podía escuchar las conversaciones y las risas coquetas de las aspirantes. ¿Habría alguna ganancia extra además de llegar cansada y con las manos marcadas por lo pesado de la bolsa?

En la escritura encontramos  a un padre que manda a su hijo menor a hacer un mandado.  (1 Samuel 17) Su nombre era Isaí y el nombre de su hijo era David a quien envió para averiguar cómo se encontraban  tres de sus hermanos en el ejército, y de paso, llevarles una bolsa de trigo tostado, pan y queso. David obedeció a su padre y viajó desde Belén hasta las filas del ejército. Mientras conversaba con ellos, el gigante Goliat salió al frente del campamento enemigo y desafió de nuevo al ejercito de Israel.

Los filisteos, el principal enemigo del pueblo se había preparado para atacar a Israel. Los ejércitos de ambos países se encontraban entonces  acampando uno frente al otro, listos para entrar en batalla. Todos los días, el gigante salía para burlarse de los israelitas y para provocarlos a pelear  pero nadie se atrevía a enfrentarlo pues les parecía  imposible derrotar a Goliat y a los filisteos.

Entonces David, al escuchar el desafio de Goliat y las conversaciones temerosas del ejército israelí preguntó  con convicción “¿Quién es este hombre que habla con tanta soberbia contra el ejército del Dios vivo? ¿Por qué no sale alguien a derrotarlo?” Eliab , el hermano mayor de David reaccionó ante las palabras de David y después de regañarlo  le recuerda que su lugar esta cuidando las ovejas y no  viendo lo que pasa en el  campo de batalla. Pero David no presta atención a las palabras ofensivas de su hermano y evitando el antagonismo,  les persuade haciendo  uso del aplomo,“ Yo mismo iré a pelear contra él.” (vr. 32) Les hace ver que el pueblo de Israel saldrá  vencedor, “El Señor, que me libró de las garras del león y del oso, también me librará del poder de ese filisteo.” (vr. 37) Por si fuera poco, piensa y  actua como debería pensar y actuar el rey de Israel. (vr. 38) y por ultimo visualiza y crea el deseo, “Todos los que estan aquí reconocerán que el Señor salva sin necesidad de espada ni de lanza.” (vr.47)                                                                         

Aunque la mayoría de quienes han escuchado esta historia relacionan el triunfo final con el certero hondazo de David sobre Goliat lo cierto es que David en todo momento le da la Gloria a Dios diciendo “De Jehová es a batalla.”

¿Quién lo diría no? que por hacer un mandado, llevando queso y pan, daría  el primer paso para darse  a conocer como el guerrero mas grande de Israel.

¿Qué aprendemos de esta lección?

Que en ocasiones, la voluntad de Dios se da a través de lo que alguien nos pide  hacer por  y para otros. Que la victoria no es siempre para el más fuerte o el más grande, sino para el que odebece a la voz de Dios. Que  el corazón humilde es el terreno principal donde se desarrolla la obra de Dios y que aunque la batalla es del Señor, es necesario ir y pelearla. Que no debemos esperar entenderlo todo, pues   los pequeños “mandados”  que hagamos nos pueden llevar al lugar que Dios ha planeado para servirle y ser de bendición para muchos.

“Y si prestares oído a todas las cosas que te mandare, y anduvieres en mis caminos, e hicieres lo recto delante de mis ojos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como hizo David mi siervo, yo estaré contigo y te edificaré casa firme, como la edifiqué a David, y yo te entregaré a Israel.”  1Reyes 11:38

 

 

 

 

 

Boda Cancelada

abril 16, 2016

20160416_192139

¡Qué feliz soy, amor mío!
pronto estaremos casados,
el desayuno en la cama,
un buen jugo y pan tostado.

Con huevos bien revueltitos,
todo listo bien temprano.
Saldré yo hacia la oficina
y tú rápido al mercado.

Pues en sólo media hora
debes llegar al trabajo,
Y seguro dejarás
todo ya bien arreglado.

Tú bien sabes que en la noche
me gusta cenar temprano.
Eso sí, nunca te olvides
que yo vuelvo muy cansado.

Por la noche, televisión,
Películas y fútbol.
No iremos nunca de shopping,
ni de restaurantes caros,
Ni de gastar los dineros,
ni despilfarrar con la tarjeta de crédito..

Tú guisarás para mi,
sólo comida casera.
Yo no soy como esa gente
que le gusta comer fuera…

¿No te parece, querida
que serán días gloriosos?
y no olvides que muy pronto,
yo seré tu amante esposo.

RESPUESTA ESCRITA POR ELLA

¡Qué sincero eres, mi amor!
¡Qué oportunas tus palabras!
Tú esperas tanto de mí
que me siento intimidada.

No sé hacer huevos revueltos
como tu mamá adorada,
se me quema el pan tostado….
de cocina no sé nada.

A mí me gusta dormir
casi toda la mañana,
ir de shopping, hacer compras
con la Mastercard dorada.

Tomar té o el cafecito
en alguna linda plaza,
comprar todo de diseño
y la ropita muy cara.

Conciertos de Luis Miguel,
cenas en La Guacamaya,
mis viajes a Cancùn
a pasar la temporada.
Piénsalo bien, aún hay tiempo,
la iglesia no está pagada.
Yo devuelvo mi vestido,
y tú, tu traje de gala.

Y el domingo bien temprano
para empezar la semana
pon un aviso en el diario,
con letra bien destacada:

“HOMBRE JOVEN Y BUEN MOZO
BUSCA ESCLAVA BIEN TORNEADA
PORQUE SU EX FUTURA ESPOSA,
HOY DEJA ESTA BODA CANCELADA”

 

*Desconozco el nombre del autor de esta maravilla y admito
que para fines de este blog he cambiado la frase final.-SH

De la Cama al Servicio.

marzo 19, 2016

 

“Enero y febrero: desviejadero,  ¡ Viviré un año mas!”

Era lo que mi abuela decía cada año,  y ansiosa, esperaba la llegada de la primavera. Aunque consciente de que Matusalén  murió por la ley de la grave-edad , mi abue con sus mas de 80 años lo celebraba por todo lo alto y es que bien se sabe  que en los meses de frío intenso los catarros pueden llevar a los ancianos a “pasar a mejor vida.” Esa era, en parte, la razón por la cual ella era un experta en temas de remedios caseros para aliviar el catarro y las friebres.

En cuanto a como contrarrestar la fiebre mi abuela echaba mano de dos  procedimientos básicos: Refrescarse y sudar.  Refrescarse, al tomar un baño con agua tibia para ayudar a bajar el calor corporal así como la alternancia de trapos húmedos  y fríos en la nuca y frente. Sudar, con una taza caliente de té de jengibre o con un caldo colorado bien picante por aquello de las bondades de la capsaicina. Pero cuando ella era la enferma, la situación era de lamentarse porque con fiebre y todo tenía ella misma que aplicarse los remedios y a su edad era super complicado caminar hasta la cocina para prepararse al menos el té. Y aunque la cocina era lo suyo, alguna vez la escuché quejarse por teléfono  “Me siento tan mal que quisiera tener la cama cerca de la estufa”20160319_214636_001-1

Ya sé que estarás pensando lo mismo que yo: ¿Por qué no me se ocurrió a mi antes?,  y es que a todas en algun momento de nuestra vida, especialmente si tenemos hijos pequeños y estamos enfermas, cansadas y sin dinero quisieramos solamente alargar la mano y hacer de comer desde la cama, ¿No es cieto?  Es mas, desde este foro  le ofrezco  a nuestros amigos arquitectos que me honran al leer este humilde blog la idea de una cama secreta en la cocina; no sé, en alguna alacena, detrás de la puerta o ya de plano debajo de los anaqueles para ser usada en estos casos.

Lo cierto es que para algunas de nosotras,  la casa y sobre todo la cocina,  se ven aun mas afectadas cuando estamos enfermas y por poco que hagamos la casa no funciona igual.

En la escritura encontramos a una mujer que tiene fiebre y que es sanada por Jesus mismo (Mateo 8:14-18).  Ella era la suegra de Pedro y el milagro de su recuperación se  describe – aunque brevemente- en tres evangelios.

El evangelio de San Marcos y el de San Lucas nos dicen que después de salir de la sinagoga Jesus fue a casa de Pedro, al parecer para tomar un descanso. Al entrar a la casa Jesus ve a la suegra de Pedro postrada en cama. Entonces Jesus se acerca, le informan que tiene fiebre y le ruegan que la sane.

Algunos comentaristas nos dicen que probablemente se trataba de fiebre de Malta o incluso de Malaria tan común en aquellos tiempos. Sin embargo, algunos otros nos indican que podría haberse  tratado de algo diferente ya que la palabra usada por Jesus al reprender la enfermedad es la misma que se usó para reprender un mal espíritu. Interesante,¿No?

Normalmente, la fiebre indica que el cuerpo se encuentra luchando contra alguna infección. Pero también, puede ser el resultado de preocupaciones, temores y ansiedades. De este modo cuando algo se encuentra oculto y no podemos o no queremos decirlo, nuestro cuerpo puede expresarlo también asi.

¿Sería esa la razón por la cual Jesus le toca las manos y no la frente o la cabeza? ¿La fiebre sería un indicativo de que algo le molestaba? ¿Acaso tendría ella algun problema con el servicio a sus semejantes? Recordemos que en ningun momento se nos dice que ella se encuentra grave. Es mas, ella no pide ser sanada. Jesus es quien la ve al entrar a la casa  y se acerca a ella.

Si ese fuera el caso, quiero decir que en mas de alguna ocasión creo haberme sentido como la suegra de Pedro: “¡Me voy a acostar, me siento mal y háganle como quieran!” También, debo decir que he pasado por  momentos en los que he creído tener razones suficientes para ir a la cama con tremenda fiebre y no servirle a mi Señor. Pero los años y la fidelidad de Dios me han enseñado que en el servicio siempre encontrarás tropiezos, desiluciones, injusticias y  gente que no ayuda. Que por momentos sentirás que tu eres el único ser en el planeta que carga con todo. Y en parte se debe al hecho de que hay congregaciones en las que en lugar de bancas hay camas- imaginariamente hablando,¡ Claro!- Todo mundo tiene fiebre y solo unos pocos son los que sirven.

Sin embargo, recordemos que Jesus tocó sus manos y se levantó  a servir.

¿Cómo o qué le sirvió a Jesus y sus discípulos cuando fue sanada? No lo sabemos. Tal vez, un vaso de agua solamente  o quizás les preparó un mole o algo mas complicado. Lo cierto es que de la cama ella  saltó al servicio y lo que en un principio al leerlo nos muestra un escenario oscuro y silencioso ahora se llena de ruido y alegres vaivenes provocados por esta anciana mujer.

Qué maravilloso es tener a un Dios como el nuestro para quien el género  y la edad no son un obstáculo . En su casa hay lugar para todos y todos podemos ser útiles. Él, nos ve y sabe lo que nos aqueja y como curarlo.

Querido lector: La casa de Dios, tu vida y la comunidad en la que vives no funcionan igual sin tu servicio dedicado al Señor.¡ Hay tanto por hacer! ¡Tanta necesidad que nos rodea! El mejor servicio a Dios es el que no busca ser recompensado con nada. Busca servir en el voluntariado. Si Dios ha hecho algo por ti, tienes que hacer algo por Él através de tu servicio a otros como lo hiciera la suegra de San Pedro y si tu salud no anda del todo bien permite que Él  toque tus manos y te libere del mal.

Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres”

Efesios 6:7 NVI

 

febrero 12, 2016

dos que uno

Mejor son dos que uno

(Eclesiastés 4:9)

Para soñar, para reír,

para hacer planes y no dormir.

Para llenar el hogar de amor y comprensión,

para hacer dieta y ejercicios

y anticipar la llegada de un hijo:

Son dos,  mejor que uno.

 

Para alimentar el alma con cólicos y mimos

y para volver a ser niño;

Para pasear y abrigar

y las maravillas del mundo enseñar

Son dos, mejor que uno.

 

Para tenerles en los brazos,

para acariciarlos y besarlos

y a la escuela llevarlos.

Para pensar y dibujar

con mil proyectos a la par.

Para mostrarles al Redentor

y la fe,

y el amor….

Son dos, mejor que uno.

 

 

Para verlos partir,

para que sean independientes

para que triunfen y maduren

y sus sueños perduren.

Para adorar y dar gracias 

por todo lo provisto:

Por los padres, por los hijos

Son dos, mejor que uno.

 

Para viajar y volver a creer,

para cambiar y retomar,

para perdonar y orar

para discutir y valorar

para desayunar y por la tarde el café tomar:

Son dos, mejor que uno.

 

Para ofrecer un remedio

cuando se comienza a estar enfermo;

para encontrar alivio,

los lentes y un buen libro.

Para llorar en un cementerio por padres

e hijos que se han ido:

Son dos, mejor que uno.

 

Para colocarse el sombrero 

y alcanzar un florero;

para recordar…

para compartir….

para ser feliz hasta el fin:

son dos, mejor que uno.

 

-Sonia Hidalgo

Vitamina D

enero 15, 2016

12517015_10205632519354696_865078160_o

Porque ya no me cuezo al primer hervor,  y porque lo esencial es invisible a los ojos me fue necesario visitar al doctor en dias pasados.

De modo que ahí me tienes sentada en la sala de espera del consultorio aguardando a que llegara el Sr. Doctor.

Después de varios minutos hizo su aparición saludando rápidamente para luego sentarse  frente a la computadora  y  revisar mi expediente. Pasados varios segundos me dí cuenta que el doctor tenía la gracia del zancudo: por momentos hacía una aparición repentina para hacerme alguna pregunta y luego, apenas quería yo ahondar en la respuesta, se desaparecía detrás de la enorme  pantalla cortando así toda posibilidad de sacar a luz todos mis males.

-Dígame, señora…..Samayari , ¿Cómo se ha sentido últimamente? ¿Algún cambió?

– Es Samayoa, y no es mi apellido sino el de mi esposo, así es que no es mi culpa.- Ambos sonreímos–

-…..Pues así que digamos cambio, cambio……¿Cómo cual?

– Lo que quiero saber es si se ha sentido en algun modo diferente señora Samoyoare.

-Samayoa. – Le corregí con delicadeza- Pues no, realmente no…..ahora, que si se refiere a…..bueno, que ya pasé de los 45  y que es muy probable que la meno…

– ¡No la nombres! Que si la llamas se te aparece…..

En ese momento los dos soltamos la carcajada pues fue obvio que ni el quería ser tan directo y yo no quería ¡ni nombrarla!

Ahora bien, no pretendo contarte en este espacio el nivel de mis hormonas porque yo considero  que ese tema solo lo he de tratar con el Dr. y en momentos desesperados, con Dios. Tal vez pienses que soy anticuada, pero para mí es de mal gusto dar a conocer con lujo de detalles a medio mundo a través de las redes y de blogs como éste los síntomas de la menopausia.  ¿A quién le importa?

– Pues bien, señora Samiyeo…

– ¡Samayoa!- Insistí.

-… los resultados de sus examenes arrojan  que esta usted baja de vitamina D.

Debido a que era obvio que el Dr. tenía un problema con las letras y para estar segura le pregunté,

-¿Vitamina E?

-Vitamina D, con “D” de Dios señora Sameyouri.

En fin……

Salí del consultorio tarareando “ Te hacen falta vitaminas” y  preguntándome solo dos cosas. La primera,  qué tan malo sería estar baja de Vitamina D;  y la segunda, si el doctor sufriría de algún tipo de dislexia.

Como ya te podrás imaginar al llegar a casa indagué sobre dicha vitamina  y descubrí primeramente que la palabra vitamina proviene del Latin Vita, que significa “ Vida.”

Fue interesante descubrir que había sido obvio para la raza humana-desde los tiempos más primitivos- que los diferentes alimentos tenían influencias buenas o malas para la salud; sin embargo,  fue hasta el final del siglo XVIII cuando Lavoisier exitosamente demostró que los seres humanos y los animales eran una especie de  máquinas térmicas cuyo combustible eran precisamente los alimentos. Y finalmente aprendí que fue hasta antes de la primera guerra mundial cuando se logró aislar la vitamina A, y en 1919 la vitamin D fue decubierta por  Sir Edward Mellanby. Descubrimientos que mas tarde traspasaron las paredes de los laboratorios y se convirtieron en un tema político en Inglaterra al descubrir que el 41 por ciento de sus militares teoricamente en su mejor momento físico, resultaron no solo en mal estado de salud sino no aptos a causa de la desnutrición, ya que la falta de vitamin D da como resultado la descalcificación de los huesos, caries dental y hasta raquitismo.

De ahí  su importancia para el crecimiento, la salud, el metabolismo y el bienestar físico ya que es vital para la absorción del calcio y el fósforo en los huesos; también, fomenta la normal contracción  de los músculos y apoya el sistema nervioso.

La vitamina D se encuentra en pequeñas cantidades en el atún, el salmón, las sardinas y los lácteos. Pero principalmente  es fabricada por nosotros mismos ya que es sintetizada por la piel  cuando ésta se expone a los rayos del sol.  Razón por la cual, además de recetarme varias unidades de vitamin D el Dr. me sugirió tomar el sol unos minutos diariamente:

“¡Expongase al sol señora Samayurra! Es todo lo que necesita.”

 

El Salmo 84:11 dice “El Señor es sol y escudo; Dios nos concede honor y gloria. El Señor brinda generosamente su bondad a los que se conducen sin tacha.” (NVI)

Es maravilloso saber que nuestro Dios es sol  y que nos da vida con cada salida del astro rey  literalmente hablando.

Sin su intervención, no tendríamos alimento en nuestras mesas  pues la agricultura sería un fracaso . Los seres humanos necesitamos ser muy necios para no reconocer, que  con cada respiro que damos, Dios nos dice: Yo Soy, y tu existes gracias a mi. Pero aun mas, Él es Sol de Justicia y al exponernos ante su presencia  recibimos sus rayos de esperanza  y luz para andar los caminos mas oscuros.

Estar en contacto con Dios nos protege de las enfermedades del alma pues el calor de la presencia de su Espíritu es capaz de derretir el corazón más duro. La carencia o insuficiencia de  su presencia nos ocasiona graves trastornos: nos envejece, nos descalcifica  y no nos permite avanzar  ni pelear  las batallas que se nos presentan en la vida para alcanzar  el honor y la  gloria que sólo el Señor nos  ofrece .

Como muchos otros salmos éste nos habla de la peregrinación del pueblo de Israel y de su deseo por  regresar a los atrios de Dios (Vr. 1-2) Deseo que debemos hacer propio ya que  reconocemos que solo somos peregrinos en este mundo el cual no es de ninguna manera nuestro hogar sino hasta que lleguemos a su templo o morada celestial. Mientras tanto el nos dará las fuerzas dia con dia para alabar y bendecir su nombre ¿Qué mejor lugar hay para recibir una buena dosis de vida eterna que sus atrios?

¡Que  asombroso es saber que el sol, tan lejano de nosotros nos dé calor y vida! Así es nuestro Dios, Poderoso , Omnipresente, Inmutable.

Si te sientes morir, si deseas crecer, si dentro de tus propósitos de año nuevo esta el mantenerte en forma, mejorar tu salud y cambiar tu estado de ánimo, lo único que necesitas es tomar unos minutos al dia para en contacto con Él a través de la lectura de su palabra y la oración.  Obtendrás como resultado a Jesús mismo viviendo su vida a través de tu piel y también, vitamin D, “con D de Dios.”

“Esto infundirá salud a tu cuerpo y fortalecerá tu ser.”  Proverbios 3:8

 

 

 

 

¿Qué vamos a comer mañana?

octubre 3, 2015

Bilha era una mujer  que no se preocupaba por nada y mucho menos por hacer la comida.   Para qué esforzarse? Una tarde, mientras tomaba un cafecito con su amiga, ésta le preguntó : “¿Qué vas  a  hacer de comer mañana?”

– ¿Qué pregunta es esa amiga? ¡Pues claro que todavía  no sé! Es muy temprano para estar pensando. -le contestó mientras le                                            untaba mantequilla a otro bizcocho.
– ¿Cómo crees? Ya deberías de estar macerando , o hirviendo algo. Veamos que tienes en el refrigerador…..

Después de verificar  que el refri  de Bilha lucía con mas espacio  que la película Gravity,  le sugirió:

-Deberías de planear tus comidas y que sean variadas.

-¡Ay amiga!  ¿Variadas? ¿Para qué? ¿qué sabe el estomago de variados  platillos? No amiga, lo que el estomago quiere es llenarse y nada más. -Le contestó.

-¿Qué no te da ansiedad no saber que habrás de comer al día siguiente?

-Pues no. ¿En serio crees que debería de preocuparme?

-¡Claro! Y para que no te preocupes te voy a hacer un menu.

-Por fin….¿Me preocupo o no me preocupo?

El caso es que su amiga, que era mas larga que la infancia de Heidi, se puso manos a la obra elaborandole tremendo menu y lista de compras para tres meses.

Otra de las muchas virtudes que poseen las prófugas de la cocina es que nunca se preocupan por el mañana; si comimos hoy, con eso basta. Mañana será otro día para olvidarnos de descongelar el pollo, o para salir corriendo a comprar los bien socorridos bisteces que serán lanzados al sartén sin mas contemplaciones que la sal y  la pimienta.

Sin embargo, “¿Qué vamos a comer mañana ?” Es la pregunta que mas se escucha en cada hogar.  Para algunos la pregunta se hace por simple curiosidad pues se cuenta con los recursos económicos para escoger el menú. Para otros la pregunta tiene que ver con la incertidumbre que se tiene debido a la escases. La situación se complica aun mas cuando se ha perdido el trabajo o la fuente de ingresos ha disminuido. Entonces, con pesar nos preguntamos,  ¿Qué vamos a comer mañana?

Jesus aborda este tema en el Sermón del Monte (Mateo 6:25-34)  y nos pide que evitemos el afán y la ansiedad. Que hagamos a un lado la preocupación que nos paraliza y que nos hace pensar que no estamos haciendo lo suficiente para ganar el sustento diario. Su sentencia no tiene la intención de atentar contra nuestra dignidad humana pues mas adelante dice  que “…el Padre sabe que tenemos necesidad”, de igual manera, tampoco aboga por la negligencia o el descuido; mas bien,  nos previene de estar tan preocupados que perdamos de vista su grandeza.

Dios es Espiritu, razón por la cual si no estamos en sitonía con Él se nos hace muy fácil ignorarlo. Pero Él esta aquí. Tan cerca que podemos ver sus cuidados al observar su creación: Las aves y las flores.

Jesus nos dice que si observamos con cuidado veremos que las aves disfrutan del estar con vida  pues aun de madrugada, cuando todavía  no se sabe si saldra el sol o no, ellas  elevan su canto por el dia que Dios les ha ya concedido vivir  y por la tarde agradecen de nueva cuenta la jornada. Confian compleamente en su Creador para el alimento diario.  De las flores necesitamos aprender además a vivir con simplicidad pidiendo a Dios nos ayude a distinguir entre lo que queremos -y solo nos convierte en consumidores- y  entre lo que realmente necesitamos.

Recordemos que la preocupación es improductiva  ya que  por sí sola no traerá jamás el pan a nuestra mesa, además  es peligrosa ya que a causa de ella tomamos decisiones que  lejos de alargar nuestra vida la acortará  pues las jornadas extras de trabajo y  un mal descanso provocado por la ansiedad son una mala combinación para el bienestar de nuestro cuerpo ¿No es la vida más que el alimento? (Vr.25)

Juan Wesley va mas lejos y nos dice que ésta clase de preocupación ofende a Dios,

“…un gran insulto al misericordioso y sabio Gobernador de todas las cosas, ya que sugiere que el gran Juez no hace lo bueno; que no ordena bien todo….que no es suficientemente Bueno para proveer todas las cosas para aquellos que han puesto en Él su esperanza.”

 

Con una economía quebrada como la que padecemos en gran parte de nuestro mundo  se nos hace difícil no ceder a la tentación.  Sin embargo, Jesus no nos sugiere, nos manda no preocuparnos por el mañana. ¿Seremos capaces de vivir en esta radical dependencia hacia Él? Las aves lo son.

Dejemos que sea Dios quien supla nuestras necesidades. Planeemos nuestros dias en alabanza y confiemos plenamente en Él. Él nos ve, Él lo sabe. Baste a cada día su propio afán.

“No vivan preocupados por tener más dinero. Estén contentos con lo que tienen, porque Dios ha dicho en la Biblia: «Nunca te dejaré desamparado».” TLA

  -Hebreos 13:5

La Olla Hirviente.

mayo 29, 2015

En cuanto a  caldos y sopas, México no tiene comparación pues desde la bien conocida sopa de fideos hasta el caldo tlalpeño pasando por el caldo de res bien recargado, nos dan una idea de la creatividad, la pasión, el equilibrio y la singularidad de nuestros pueblos.

Podríamos decir que sopas y caldos son la razón de ser de la cuchara  pues nos sugieren que todo ha de comerse cuchareado, ya que lo importante no es la definición sino el sabor.  Ese mismo sabor que te hace recordar la infancia, la cercanía; el frío de la ausencia y luego el calor de un abrazo que te invade.

Verduras, frutas, semillas, carnes del cualquier tipo. Todo, absolutamente todo puede llegar a ser sopa y ya entrados en gastos hasta  sopa seca. Contradicción que nos alimenta y que puede ser también la base para una buena comida como lo puede ser  el arroz.

La sopa la imaginamos mayormente caliente, pero igual la saboramos fría. No asi, cuando del caldo hablamos, pues éste ha de consumirse caliente. La elaboración de un caldo por lo regular es sencilla: su base ha de ser líquida y dependiendo de la combinación de los ingredientes, elevara  su sabor.

Ahora bien, sé de varias amigas a quienes todavía- como dice el dicho- se les quema hasta el caldo. Todo, por no poner la debida atención y creer que el agua que hierve y que se transforma en vapor  al alcanzar el punto de ebullición se liberará sin consumirse jamás.

En la escritura encontramos a un profeta que a propósito dejó que se le quemara el caldo. Interesante, ¿No?

El nombre del profeta era Ezequiel  y fue el vocero de Dios en una tierra extranjera.

Ya sé que estarás pensando:  “Si  Ezequiel que era profeta de Dios dejó que se le quemara el caldo, ¿Por qué yo no?” Pero veamos las circunstancias.

En Ezequiel 24 Dios le ordena a Ezequiel elabore la siguiente  receta,

Los ingredientes:

*Agua

*Pedazos de carne (Maciza, pata, lomo, hueso)

El modo de preparación:

  1. Coloca una olla con agua sobre el fuego.
  2. Agrega los mejores pedazos de carne.
  3. Toma luego la oveja mas gorda que tengas y amontona leña debajo de ella para que hierva bien el agua y se cuezan bien los huesos.
  4. Cuando el agua se haya consumido saca uno a uno los trozos de carne quemados.
  5. Si por alguna razón se te chorreó algo de sangre en el piso, no la limpies.
  6. Deja que se quemen bien los huesos.
  7. Deja que la olla esté al rojo vivo para que todo lo que haya quedado en ella se consuma totalmente.

He de confesar que cuando leí la receta no pude evitar pensar en cualquier prófuga de la cocina. Sin embargo, existió una razón para dejar tanto desastre en la cocina del profeta.

Los mensajes de Ezequiel se caracterizaban por contener gran cantidad de simbolismos, visiones y parábolas. En el caso que nos ocupa la olla era la ciudad de Jerusalén, una ciudad renombrada por el asesinato de personas inocentes y ésta  parábola de la olla hirviendo tipificó su destrucción inminente.

La Jerusalén de aquel tiempo era como cualquier ciudad de hoy. Lugar de grandes contrastes en donde la maldad, la injusticia y la desesperanza conviven con la riqueza, la cultura y los avances médicos. Era y son el lugar donde funcionarios corruptos no protegen los intereses de los pobres al mismo tiempo que hacen alarde de honestidad y transparencia.

Ante tanta injusticia, los ciudadanos sentimos la necesidad de expresar nuestro enojo  aun cuando sabemos de sobra que de poco sirve ya que como en los tiempos de Ezequiel vivimos como extranjeros cautivos o advenedizos en nuestra propia tierra, sin poseer lo que es nuestro: los parques, las playas, nuestras propias casas. Por doquier vemos la maldad expresada los mismo en una sala de  cine, que  en el Marathon de Boston; en los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, en las calles de Venezuela, en las universidades y en la tienda de la esquina. Sangre inocente se derrama y las autoridades no solo no nos protegen, en algunos casos hasta son ellos quien lo provocan. (22:6)

Así como Jerusalén algunas de las ciudades de hoy, han alcanzado su punto de ebullición y como en los dias de Ezequiel los habitantes, a saber la carne, salen despedazados de ella dejando su sangre en las piedras de la ciudad como mudos testigos de la infamia. No obstante, existe una razón para tanta desesperanza. En el libro de Ezequiel Dios dice que ha estado buscando una persona que ore por la ciudad para que no sea destruida pero no ha podido encontrar ni siquiera una sola. (22:30)

En lo personal, trato de no criticar despiadadamente el actuar de nuestros gobernantes en gran parte porque como dice esta escritura, la culpa es compartida. Yo también soy responsable. Como ciudadana mi deber es interponerme entre la ciudad y Dios para que no sigamos siendo arrancados . Porque  así como cuesta distinguir bien los pedazos de carne para servirlos en el plato, del mismo modo Dios nos juzgará a todos sin distinciones. ¿Te parece exagerado? Tal vez sea porque lamentablemente hoy en día estamos inundados  de ministerios que ofrecen un evangelio que oferta pero que no demanda nada de los creyentes. No, no basta con señalar el pecado, hay que meterse en la olla y comenzar a sentir el hervor.

En el caso de Jerusalén, además de sus gobernantes los habitantes trataban con desprecio a sus padres, oprimían a los extranjeros, explotaban a los huérfanos y a las viudas. Menospreciaban las cosas que tenían que ver con Dios y no asistían a la iglesia. Los esposos no solo  cometían adulterio sino cualquier clase de inmoralidad. Practicaban el soborno, la usura y cobraran altísimos intereses. (22:5-12)  La pregunta entonces se nos hace necesaria: ¿De qué podrían  quejarse los habitantes si ellos estaban igual? Ahora entendemos porque Dios era el único que podía ofrecer salvación.

La temporada electoral aquí y allá llegará a su momento mas alto en poco tiempo. ¿Por quién votarás? Entre amigos decimos “por el menos malo.”  Dios nos ayude a que como habitantes no  seamos los menos malos también. Dejemos de practicar el soborno y  la discriminación. Apartémonos de la ilegalidad y de la impiedad. Busquemos a Dios.

En esta receta descubrimos que somos responsables también y que  la tarea misionera  se encuentra mas que nunca  en la ciudades. Que  el interés de Dios por la ciudad es evidente y que sus ojos recorren el actuar de sus habitantes. Que solo El puede cambiar el corazón de piedra de cualquier gobernante que ha tomado decisiones alejadas de Dios y que promulga leyes contrarias a Su voluntad. Que si rogamos por la salvación de las ciudades hay esperanza pues Dios puede cambiar su corazón por un corazón de carne;es decir, por un corazón que sienta, que se conduela.(36:26) Lo puede hacer por ellos y también por nosotros para sentir la necesidad de orar antes de que la hecatombe nos destruya.

De este modo te invito no solo a ejercer tu derecho como ciudadano a través del voto sino a que de ahora en adelante, cada que la olla hierva en tu cocina, pongas atención en ella y  al hacerlo, ores por tu ciudad y la mia.

“…Y desde aquel día el nombre de la ciudad será: AQUI HABITA EL SEÑOR”  Ezequiel 48:35b NVI

La Porción Escondida.

febrero 20, 2015

-¿Se te antojan unos chiles en escabeche para completar la comida de hoy?

Me preguntó mi abuela después de desayunar….

-¡Claro! ¿Cómo los cocinas?

-No, no los voy a cocinar. Los vamos a ir a comprar al “Mercado sobre ruedas.”

Mi abuela tenía en mente cocinar para ese dia un caldo de pollo, una sopa de arroz, milanesas y  frijoles refritos  además de  los chiles comprados en dicho mercado.

Para quien no esté familiarizado  con el concepto de “Mercado sobre ruedas” o “tiangüis” (Del náhuatl tianquiztli. RAE) , le diré que en aquel tiempo  (1986) eran  un grupo de comerciantes bien organizados    que  poseían  el debido permiso para ejercer  el comercio en la vía pública . No, no se ubicaban donde ellos querían pues estaban supeditados a autoridades incorruptibles que habían estudiado cuidadosamente la estructura de la Ciudad de México de tal modo que los ubicaban donde menos estorbaran; o al menos eso es lo que  nos decían.

Los vendedores  o  puesteros siempre tan atentos y conscientes de los ajetreos de la vida urbana y del placer que producen los días de asueto, comenzaban a armar sus carpas el sábado a las cuatro de la mañana  haciendo el mínimo  ruido y hablando en voz baja se ponían de acuerdo para no despertar a los que vivían en esa calle. Diré además que era un espacio que se prestaba para el regateo y en el que podías encontrar de todo; incluso cosas que no necesitabas. Desde la ropa de imitación  hasta  instrumental quirúrgico. Sin faltar por supuesto los cosméticos marca “patito” ; el que vende los repuestos para la licuadora y el que vende los shampoos rebajados con agua  para tu propio bienestar. Ahora bien, los puestos no estaban ubicados por categorías de modo que podías  encontrar el puesto del pollo al lado de que vendía llantas usadas, y el puesto de lencería junto al cazo del chicharrón.

Pues bien, para cuando mi abuelita estuvo lista para partir rumbo al mercado, me hizo la recomendación de no olvidar la bolsa para el mandado. A saber, una fina morraleta  de ixtle -que por su suavidad-  invitaba a purgar los pecados cuando te arañaba las piernas. Después de 10 minutos tratando de cerrar la puerta del zaguán  nos encaminabamos hacia el mercado.

Hay un pequeño detalle que todavía no te he dicho y es que mi abuelita tenía alrededor de 80 años y había sufrido una caída  un par de años atrás lo cual le había causado una fractura en  la cadera que la obligaba a usar una andadera. Entonces,  lo que normalmente a una persona  joven le tomaba cinco minutos en llegar a la esquina de nuestra calle, a nosotros nos tomó 20. Para cuando llegamos a donde empezaba el mercado ya era medio dia. Creo nunca desee tanto  tener el super poder de volar, o de mandar a volar a mi abuelita. Cuando al fin llegamos al mercado y cuando nos adentramos en él,  ví que  a dos puestos se encontraba una dama de aire triste que vendía bolsas de verduras ya picadas y listas para cocinar además de  los chiles y nopales en escabeche.

Mi corazón se alegró porque al fin habíamos llegado.

-¡Mira, aquí estan los chiles abuelita!

-¡Aquí no se compran! ¡El puesto es el último porque estos no estan buenos!

No sé porque pero las mujeres tenemos esa idea que el último puesto, la última tienda, la fruta de hasta abajo….es  siempre lo mejor. Mientras ibamos, mi abuelita me hizo saber que nadie cocinaba los chiles como doña Rufi quien además poseía el don de gentes.  Su puesto era mas grande y tenían mucha clientela y en ocasiones  hasta te daba “un pilón” (m. Méx. Añadidura RAE) .

Mi abuela me contó algo sobre el hijo de Rufi y unos nietos y del dia en que le escondió una porción de chiles y que mientras que a otros les decia que ya no había, a mi abuela le decia en voz baja “aquí le guarde sus chiles”, lo que me hizo pensar que mi abuelita ya la  conocía bien; razón por la cual valía la pena ir hasta allá.

Y pues ahí nos tienes subiendo y bajando banquetas mientras que pantimedias suspendidas  de color “ala de mosca” y “sangre pichón” nos acariciaban la cara. Sorteando perros, cables y  baches llegamos al puesto de doña Rufi, tan solo para que ésta nos dijera en tono cortante que ya no habían chiles. Su respuesta dejó a mi abuelita en estado catatónico; desvariando y diciendo en voz baja frases incoherentes mientras que yo me dedicaba mas bien a la reflexión :¿Qué? ¿Cómo que ya no hay? ¿Así nada mas?¿ Esta señora sabrá el  trabajo que nos costó llegar hasta aquí ? Hubiese querido que doña Rufi mostrara algo del don de gentes del que tanto me habló mi abuelita. Pero no fue asi y mas bien pareció no importarle y mirando para otro lado cerró la posibilidad de alguna conversación.

La travesía había sido inútil. Mientra regresabamos y volvía a encontrarme en el camino con las mismas personas que había cruzado en dirección contraria  me hacia la siguiente pregunta ¿Qué hubiera pasado si en lugar de pensar como amas de casa hubieramos pensado como todo esposo  que compra lo primero que ve apegandose  tan solo  a la lista que se le ha conferido y no a la calidad?¿Habríamos conocido a doña Angustias en lugar de doña Rufi y ahorita estuvieramos al menos  -no comiendo, porque sería mucho pedir -pero si doblando la esquina?

Cuando pasamos por el puesto de doña Angustias mi abuela no los quiso comprar y me dijo que talvez dentro de ocho dias tendríamos mejor suerte.

El siguiente sábado le ofrecí a mi abuelita ir yo sola a comprar los chiles pese a los peligros que ofrecía la gran ciudad. Cuando llegué trate de hacerle plática a doña Rufi y le hice saber de quien era nieta pero me dí cuenta que ella no ubicaba a mi abuela y que el evento de los chiles apartados habría sido un hecho aislado. Me sentí desilucionada y después, un tanto enojada. Me hizo pensar en cuánto aprecio había desarrollado mi abuelita por ella por el simple hecho de haber obtenido alguna vez un gesto amable y al mismo tiempo pensar lo lejos que estaba la Rufina de siquiera imaginar los obstáculos que mi abuelita tenía que vencer para llegar hasta ella. Durante los siguientes fines de semana algo pasó. ¿Qué ? No sé. Tal vez mi abuelita llegó a la conclusión que no valía la pena ir hasta allá y simplemente dejó que doña Rufi se secara en el recuerdo al igual que sus chiles mientras que nos ahorrabamos pasos comprando con doña Angustias, quien por cierto con cada compra que le hacíamos,  parecía recobrar la alegria y con un guiño nos hacia creer que había escondido  la mejor porción de  chiles para nosotras.

La escritura nos habla de una porción que ha sido reservada para nosotros en el cielo. En Apocalipsis 2: 17  se encuentra la promesa para todo el que venciere las dificultades: ser alimentados con el maná escondido.

¡Que promesa mas maravillosa!

Sin embargo ,en  busqueda de lo mejor, lo placentero, lo que otros no saben o no tienen caminamos grandes distacias en esta vida buscando el alimento cotidiano para encontrar al final de nuestros dias tan solo desilusión. No nos damos cuenta que Dios siempre ha estado ahi, tan cerca, ofreciéndonos sus productos que nos darán vida. ¿Imaginas a Dios reservando  algo especialmente para ti? Del mismo modo que una madre, una abuela, una amiga o la vendedora del mercado reservan esa comida que estas anhelando, Dios a escondido algo para ti.

El maná es el pan del cielo que Dios le dió al pueblo de Israel durante toda su peregrinación en el desierto.  Sí, ese  lugar en donde se pasan angustias y se experimenta la soledad; en donde encontrar sustento es casi un milagro. Ahí, Dios alimento a su pueblo y lo sacó adelante.

Durante estos dias que he estado un tanto ausente del blog he reflexionado en lo difícil que es la vida, en lo cruel que puede ser un ser amado, en los atropellos de los que somos parte y testigos todos los dias y en lo voluble que podemos llegar a ser los seres humanos. Todo esto deja en mí un deseo vivo de querer volar al cielo para reunirme con quien lo sabe todo de mí. Para reunirme con quien realmente me conoce desde que fui un embrión y que sabe lo que soy y no soy capaz de hacer. Con quien no subestima mis logros y para quien mi nombre y mi origen terrenal significan absolutamente nada porque todo lo habrá de hacer nuevo, incluso me dará un nuevo nombre tallado en alguna piedra preciosa que jamás nadie ha visto. Luego, me llamará cerca y en voz baja me dará lo que siempre he anhelado, lo que ha escondido desde la eternidad y para la eternidad.  La carrera habrá acabado y las desilusiones también. Todo los esfuerzos por agradarle serán entonces recompensados.

¿No es eso lo que tu alma anhela?¿ Alguien que verdaderamente comprenda lo que eres y lo que has sacrificado?

Será el momento en el que la seguridad de que Dios suplirá todas nuestras necesidades se hará realidad pues tendremos una íntima comunión con Cristo quien ahora mismo es el maná enviado, descendido, incorruptible y escondido del mundo pero revelado al creyente. El es el maná que nos espera.  Revelado solamente  a todo aquel  que se niega a sí mismo y busca el rostro no deseado, el rostro herido y humillado del Redentor.

“Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las Iglesias : A los que triunfen sobre las dificultades y sigan confiando en mí, les daré a comer del maná[a] escondido y les entregaré una piedra blanca. Sobre esa piedra está escrito un nuevo nombre, que nadie conoce. Solamente lo conocerán los que reciban la piedra.’” Apocalipsis 2:17 TLA

Oración de una mujer antes de dormir.

febrero 7, 2015

Te pido me concedas un hombre guapo,inteligente, cariñoso y fuerte.  Además….

Que sea compositor y poeta,sepa de albañilería, plomería, pintura y carpintería.

Que tenga un maravilloso sentido del humor y que siempre me haga reír.

Que por horas escuche lo que tengo que decir, que piense antes de hablar y me diga solo la verdad.

Que le guste mi familia y mis amigas.

Que no ronque y que orine sentado o que no moje el W.C.

Que cuando prometa llamarme no me haga esperar y que llegue a la hora acordada a casa.

Que yo sepa siempre donde esta.

Que me compre flores, regalos, me dedique canciones y me lleve serenata.

Que cuando diga “vamos a salir” me dé  3  ó 4 horas para arreglarme y que se desmaye emocionado cuando me vea.

Que comprenda que lavar los trastes me despinta las uñas y que la comida que venden afuera tambien es nutritiva.

Que tenga un excelente empleo para que no trabaje tanto y  así, cuando me gaste todo su dinero no se moleste.

Que jamás se olvide de nuestro aniversario y mucho menos de mi cumpleaños y que planee con tiempo algo especial para celebrar.

Que en la mesa me retire siempre el asiento, me abra la puerta del auto, sepa darme masajes en la espalda y que siempre me vea flaca.

Que no mire a ninguna otra mujer cuando vamos en el auto.

Que me diga que soy la mas hermosa y reconozca lo suertudo que fue de encontrarme y que este hombre me ame hasta la muerte, Amén.

ORACION DE UN HOMBRE ANTES DE DORMIR.

Mándame una vieja obediente, que sepa cocinar, limpia y muda….Amén.

-Anónimo.

El Anfitrión.

septiembre 4, 2014

 

Los que saben nos dicen que un buen anfitrión es quien….

1. Elige la fecha, el lugar y la hora  que sea  mas conveniente para sus invitados.

2. Planea el menú de acuerdo a la ocasión, gustos y  edades de los invitados.

3. Da a conocer el código de vestimenta.

4. Tiene la casa en perfectas condiciones. Y si la reunión se realiza en algún salón de eventos o espacio diferente, procura que no falte nada.

5. Recibe y despide a cada uno de sus invitados.

6. En la mediada de lo posible, incluye a todos en la conversación.

7. Procura crear un ambiente lo más cómodo posible.

8. Esta al pendiente de sus invitados desde que llegan hasta que se van.

 

El salmo 23 en su segunda parte, nos presenta al Señor como el Anfitrión.  ¿No es fantástico?  Me imagino al Señor preparando todo del mismo modo que tu y yo hacemos cuando recibimos a un amigo en casa; aunque debo decir que las circunstancias que describe el salmista son  muy diferentes debido a que el Señor prepara un banquete en tu honor justo en los dias en que mas dificultades tienes.

La reacción mas lógica cuando recibimos una distinción de este tipo y  no estamos ni nos sentimos  al cien por ciento es aplazar la fecha para una mejor ocasión. Sin embargo, David escribe: “Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.….” (vr.5)

Pero, ¿Quién puede disfrutar de un banquete cuando se encuentra  en serios problemas?  ¿Quién puede comer agusto cuando se esta rodeado de enemigos y la vida peligra?

Para tener una mejor  perspectiva del  pasaje Hans-Joaquim Kraus nos ofrece tres grupos de imágenes que  ilustran gráficamente la conducta tortuosa y cruel de los enemigos de David descrita en los salmos :

  1. Se compara a los enemigos con un ejército enemigo que ataca a los desamparados y asedia de forma prepotente. (Sal. 27:3)
  2. Se compara a los enemigos con cazadores o pescadores que tratan de cobrar su presa. (Sal. 35:7 ss)
  3. Se compara a los enemigos con fieras salvajes. (Sal. 10:9)

Los enemigosde David  eran  impíos; eran violentos, tramanban, planeaban, ridiculizaban a sus victimas, buscan cómplices y tenían hambre de venganza.

¡Suficiente maldad para perder el apetito!

Lo triste es que estos enemigos los podemos encontrar entre los compañeros de trabajo o por causa de nuestro trabajo, entre las falsas amistades y hasta en la propia familia.

¿Qué hizo el Anfitrión para que David comiera tan agusto?

En primer lugar y por raro que parezca,  el Señor no acaba con los enemigos ni  prepara el banquete en un lugar aparte o  escondite  donde ellos no puedan ver o molestar; todo lo contrario, la mesa es puesta en presencia y ante los ojos de los enemigos.  ¿Cual es el objetivo? Que todos vean la bondad y la misericordia de Dios para con David. Si bien es cierto que no había peor cosa para sus enemigos que ver su felicidad, también podemos decir que es una demostración del cuidado que Dios tiene por sus hijos ante aquellos que pretenden robar su integridad. Al final ellos decidirán reconocer y arrepentirse o sufrir las consecuencias.

Por su parte,  David acepta la unción sobre su cabeza que le trae alivio y ánimo para no dejarse influir por la actitud ajena y sus malos deseos.  No se queja.   Se siente bendecido. Su copa rebosa y le hace cantar al amor expresado por el Anfitrión asegurando que la misericordia de Dios seguirá sobre él por todos los dias de su vida aunque los enemigos vayan detrás de él, aunque le ataquen por la espalda pues  se ha tornado  invulnerable al confiar en Dios.

Como en los tiempos de David, hoy el mundo entero es testigo de la protección de Dios hacia el pueblo de Israel quien a pesar de estar rodeado de enemigos prevalence .El Anfitrión ha puesto la mesa en medio del conflicto  Israelí y en el  de  todo aquel que le reconozca como su Pastor para que sus enemigos pueden ver los cuidados del  Dios verdadero.

¿Estas rodeado de enemigos?  Confia en El.  La mesa esta servida  y el Anfitrión te espera.

“Aunque se enojen mis enemigos, me ofreces un banquete me llenas de felicidad; ¡me das un trato especial!”  Salmos 23: 5 TLA

 

 

 


A %d blogueros les gusta esto: