Archive for the ‘ansiedad’ Category

De la Cama al Servicio.

marzo 19, 2016

 

“Enero y febrero: desviejadero,  ¡ Viviré un año mas!”

Era lo que mi abuela decía cada año,  y ansiosa, esperaba la llegada de la primavera. Aunque consciente de que Matusalén  murió por la ley de la grave-edad , mi abue con sus mas de 80 años lo celebraba por todo lo alto y es que bien se sabe  que en los meses de frío intenso los catarros pueden llevar a los ancianos a “pasar a mejor vida.” Esa era, en parte, la razón por la cual ella era un experta en temas de remedios caseros para aliviar el catarro y las friebres.

En cuanto a como contrarrestar la fiebre mi abuela echaba mano de dos  procedimientos básicos: Refrescarse y sudar.  Refrescarse, al tomar un baño con agua tibia para ayudar a bajar el calor corporal así como la alternancia de trapos húmedos  y fríos en la nuca y frente. Sudar, con una taza caliente de té de jengibre o con un caldo colorado bien picante por aquello de las bondades de la capsaicina. Pero cuando ella era la enferma, la situación era de lamentarse porque con fiebre y todo tenía ella misma que aplicarse los remedios y a su edad era super complicado caminar hasta la cocina para prepararse al menos el té. Y aunque la cocina era lo suyo, alguna vez la escuché quejarse por teléfono  “Me siento tan mal que quisiera tener la cama cerca de la estufa”20160319_214636_001-1

Ya sé que estarás pensando lo mismo que yo: ¿Por qué no me se ocurrió a mi antes?,  y es que a todas en algun momento de nuestra vida, especialmente si tenemos hijos pequeños y estamos enfermas, cansadas y sin dinero quisieramos solamente alargar la mano y hacer de comer desde la cama, ¿No es cieto?  Es mas, desde este foro  le ofrezco  a nuestros amigos arquitectos que me honran al leer este humilde blog la idea de una cama secreta en la cocina; no sé, en alguna alacena, detrás de la puerta o ya de plano debajo de los anaqueles para ser usada en estos casos.

Lo cierto es que para algunas de nosotras,  la casa y sobre todo la cocina,  se ven aun mas afectadas cuando estamos enfermas y por poco que hagamos la casa no funciona igual.

En la escritura encontramos a una mujer que tiene fiebre y que es sanada por Jesus mismo (Mateo 8:14-18).  Ella era la suegra de Pedro y el milagro de su recuperación se  describe – aunque brevemente- en tres evangelios.

El evangelio de San Marcos y el de San Lucas nos dicen que después de salir de la sinagoga Jesus fue a casa de Pedro, al parecer para tomar un descanso. Al entrar a la casa Jesus ve a la suegra de Pedro postrada en cama. Entonces Jesus se acerca, le informan que tiene fiebre y le ruegan que la sane.

Algunos comentaristas nos dicen que probablemente se trataba de fiebre de Malta o incluso de Malaria tan común en aquellos tiempos. Sin embargo, algunos otros nos indican que podría haberse  tratado de algo diferente ya que la palabra usada por Jesus al reprender la enfermedad es la misma que se usó para reprender un mal espíritu. Interesante,¿No?

Normalmente, la fiebre indica que el cuerpo se encuentra luchando contra alguna infección. Pero también, puede ser el resultado de preocupaciones, temores y ansiedades. De este modo cuando algo se encuentra oculto y no podemos o no queremos decirlo, nuestro cuerpo puede expresarlo también asi.

¿Sería esa la razón por la cual Jesus le toca las manos y no la frente o la cabeza? ¿La fiebre sería un indicativo de que algo le molestaba? ¿Acaso tendría ella algun problema con el servicio a sus semejantes? Recordemos que en ningun momento se nos dice que ella se encuentra grave. Es mas, ella no pide ser sanada. Jesus es quien la ve al entrar a la casa  y se acerca a ella.

Si ese fuera el caso, quiero decir que en mas de alguna ocasión creo haberme sentido como la suegra de Pedro: “¡Me voy a acostar, me siento mal y háganle como quieran!” También, debo decir que he pasado por  momentos en los que he creído tener razones suficientes para ir a la cama con tremenda fiebre y no servirle a mi Señor. Pero los años y la fidelidad de Dios me han enseñado que en el servicio siempre encontrarás tropiezos, desiluciones, injusticias y  gente que no ayuda. Que por momentos sentirás que tu eres el único ser en el planeta que carga con todo. Y en parte se debe al hecho de que hay congregaciones en las que en lugar de bancas hay camas- imaginariamente hablando,¡ Claro!- Todo mundo tiene fiebre y solo unos pocos son los que sirven.

Sin embargo, recordemos que Jesus tocó sus manos y se levantó  a servir.

¿Cómo o qué le sirvió a Jesus y sus discípulos cuando fue sanada? No lo sabemos. Tal vez, un vaso de agua solamente  o quizás les preparó un mole o algo mas complicado. Lo cierto es que de la cama ella  saltó al servicio y lo que en un principio al leerlo nos muestra un escenario oscuro y silencioso ahora se llena de ruido y alegres vaivenes provocados por esta anciana mujer.

Qué maravilloso es tener a un Dios como el nuestro para quien el género  y la edad no son un obstáculo . En su casa hay lugar para todos y todos podemos ser útiles. Él, nos ve y sabe lo que nos aqueja y como curarlo.

Querido lector: La casa de Dios, tu vida y la comunidad en la que vives no funcionan igual sin tu servicio dedicado al Señor.¡ Hay tanto por hacer! ¡Tanta necesidad que nos rodea! El mejor servicio a Dios es el que no busca ser recompensado con nada. Busca servir en el voluntariado. Si Dios ha hecho algo por ti, tienes que hacer algo por Él através de tu servicio a otros como lo hiciera la suegra de San Pedro y si tu salud no anda del todo bien permite que Él  toque tus manos y te libere del mal.

Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres”

Efesios 6:7 NVI

 

Vitamina D

enero 15, 2016

12517015_10205632519354696_865078160_o

Porque ya no me cuezo al primer hervor,  y porque lo esencial es invisible a los ojos me fue necesario visitar al doctor en dias pasados.

De modo que ahí me tienes sentada en la sala de espera del consultorio aguardando a que llegara el Sr. Doctor.

Después de varios minutos hizo su aparición saludando rápidamente para luego sentarse  frente a la computadora  y  revisar mi expediente. Pasados varios segundos me dí cuenta que el doctor tenía la gracia del zancudo: por momentos hacía una aparición repentina para hacerme alguna pregunta y luego, apenas quería yo ahondar en la respuesta, se desaparecía detrás de la enorme  pantalla cortando así toda posibilidad de sacar a luz todos mis males.

-Dígame, señora…..Samayari , ¿Cómo se ha sentido últimamente? ¿Algún cambió?

– Es Samayoa, y no es mi apellido sino el de mi esposo, así es que no es mi culpa.- Ambos sonreímos–

-…..Pues así que digamos cambio, cambio……¿Cómo cual?

– Lo que quiero saber es si se ha sentido en algun modo diferente señora Samoyoare.

-Samayoa. – Le corregí con delicadeza- Pues no, realmente no…..ahora, que si se refiere a…..bueno, que ya pasé de los 45  y que es muy probable que la meno…

– ¡No la nombres! Que si la llamas se te aparece…..

En ese momento los dos soltamos la carcajada pues fue obvio que ni el quería ser tan directo y yo no quería ¡ni nombrarla!

Ahora bien, no pretendo contarte en este espacio el nivel de mis hormonas porque yo considero  que ese tema solo lo he de tratar con el Dr. y en momentos desesperados, con Dios. Tal vez pienses que soy anticuada, pero para mí es de mal gusto dar a conocer con lujo de detalles a medio mundo a través de las redes y de blogs como éste los síntomas de la menopausia.  ¿A quién le importa?

– Pues bien, señora Samiyeo…

– ¡Samayoa!- Insistí.

-… los resultados de sus examenes arrojan  que esta usted baja de vitamina D.

Debido a que era obvio que el Dr. tenía un problema con las letras y para estar segura le pregunté,

-¿Vitamina E?

-Vitamina D, con “D” de Dios señora Sameyouri.

En fin……

Salí del consultorio tarareando “ Te hacen falta vitaminas” y  preguntándome solo dos cosas. La primera,  qué tan malo sería estar baja de Vitamina D;  y la segunda, si el doctor sufriría de algún tipo de dislexia.

Como ya te podrás imaginar al llegar a casa indagué sobre dicha vitamina  y descubrí primeramente que la palabra vitamina proviene del Latin Vita, que significa “ Vida.”

Fue interesante descubrir que había sido obvio para la raza humana-desde los tiempos más primitivos- que los diferentes alimentos tenían influencias buenas o malas para la salud; sin embargo,  fue hasta el final del siglo XVIII cuando Lavoisier exitosamente demostró que los seres humanos y los animales eran una especie de  máquinas térmicas cuyo combustible eran precisamente los alimentos. Y finalmente aprendí que fue hasta antes de la primera guerra mundial cuando se logró aislar la vitamina A, y en 1919 la vitamin D fue decubierta por  Sir Edward Mellanby. Descubrimientos que mas tarde traspasaron las paredes de los laboratorios y se convirtieron en un tema político en Inglaterra al descubrir que el 41 por ciento de sus militares teoricamente en su mejor momento físico, resultaron no solo en mal estado de salud sino no aptos a causa de la desnutrición, ya que la falta de vitamin D da como resultado la descalcificación de los huesos, caries dental y hasta raquitismo.

De ahí  su importancia para el crecimiento, la salud, el metabolismo y el bienestar físico ya que es vital para la absorción del calcio y el fósforo en los huesos; también, fomenta la normal contracción  de los músculos y apoya el sistema nervioso.

La vitamina D se encuentra en pequeñas cantidades en el atún, el salmón, las sardinas y los lácteos. Pero principalmente  es fabricada por nosotros mismos ya que es sintetizada por la piel  cuando ésta se expone a los rayos del sol.  Razón por la cual, además de recetarme varias unidades de vitamin D el Dr. me sugirió tomar el sol unos minutos diariamente:

“¡Expongase al sol señora Samayurra! Es todo lo que necesita.”

 

El Salmo 84:11 dice “El Señor es sol y escudo; Dios nos concede honor y gloria. El Señor brinda generosamente su bondad a los que se conducen sin tacha.” (NVI)

Es maravilloso saber que nuestro Dios es sol  y que nos da vida con cada salida del astro rey  literalmente hablando.

Sin su intervención, no tendríamos alimento en nuestras mesas  pues la agricultura sería un fracaso . Los seres humanos necesitamos ser muy necios para no reconocer, que  con cada respiro que damos, Dios nos dice: Yo Soy, y tu existes gracias a mi. Pero aun mas, Él es Sol de Justicia y al exponernos ante su presencia  recibimos sus rayos de esperanza  y luz para andar los caminos mas oscuros.

Estar en contacto con Dios nos protege de las enfermedades del alma pues el calor de la presencia de su Espíritu es capaz de derretir el corazón más duro. La carencia o insuficiencia de  su presencia nos ocasiona graves trastornos: nos envejece, nos descalcifica  y no nos permite avanzar  ni pelear  las batallas que se nos presentan en la vida para alcanzar  el honor y la  gloria que sólo el Señor nos  ofrece .

Como muchos otros salmos éste nos habla de la peregrinación del pueblo de Israel y de su deseo por  regresar a los atrios de Dios (Vr. 1-2) Deseo que debemos hacer propio ya que  reconocemos que solo somos peregrinos en este mundo el cual no es de ninguna manera nuestro hogar sino hasta que lleguemos a su templo o morada celestial. Mientras tanto el nos dará las fuerzas dia con dia para alabar y bendecir su nombre ¿Qué mejor lugar hay para recibir una buena dosis de vida eterna que sus atrios?

¡Que  asombroso es saber que el sol, tan lejano de nosotros nos dé calor y vida! Así es nuestro Dios, Poderoso , Omnipresente, Inmutable.

Si te sientes morir, si deseas crecer, si dentro de tus propósitos de año nuevo esta el mantenerte en forma, mejorar tu salud y cambiar tu estado de ánimo, lo único que necesitas es tomar unos minutos al dia para en contacto con Él a través de la lectura de su palabra y la oración.  Obtendrás como resultado a Jesús mismo viviendo su vida a través de tu piel y también, vitamin D, “con D de Dios.”

“Esto infundirá salud a tu cuerpo y fortalecerá tu ser.”  Proverbios 3:8

 

 

 

 

¿Qué vamos a comer mañana?

octubre 3, 2015

Bilha era una mujer  que no se preocupaba por nada y mucho menos por hacer la comida.   Para qué esforzarse? Una tarde, mientras tomaba un cafecito con su amiga, ésta le preguntó : “¿Qué vas  a  hacer de comer mañana?”

– ¿Qué pregunta es esa amiga? ¡Pues claro que todavía  no sé! Es muy temprano para estar pensando. -le contestó mientras le                                            untaba mantequilla a otro bizcocho.
– ¿Cómo crees? Ya deberías de estar macerando , o hirviendo algo. Veamos que tienes en el refrigerador…..

Después de verificar  que el refri  de Bilha lucía con mas espacio  que la película Gravity,  le sugirió:

-Deberías de planear tus comidas y que sean variadas.

-¡Ay amiga!  ¿Variadas? ¿Para qué? ¿qué sabe el estomago de variados  platillos? No amiga, lo que el estomago quiere es llenarse y nada más. -Le contestó.

-¿Qué no te da ansiedad no saber que habrás de comer al día siguiente?

-Pues no. ¿En serio crees que debería de preocuparme?

-¡Claro! Y para que no te preocupes te voy a hacer un menu.

-Por fin….¿Me preocupo o no me preocupo?

El caso es que su amiga, que era mas larga que la infancia de Heidi, se puso manos a la obra elaborandole tremendo menu y lista de compras para tres meses.

Otra de las muchas virtudes que poseen las prófugas de la cocina es que nunca se preocupan por el mañana; si comimos hoy, con eso basta. Mañana será otro día para olvidarnos de descongelar el pollo, o para salir corriendo a comprar los bien socorridos bisteces que serán lanzados al sartén sin mas contemplaciones que la sal y  la pimienta.

Sin embargo, “¿Qué vamos a comer mañana ?” Es la pregunta que mas se escucha en cada hogar.  Para algunos la pregunta se hace por simple curiosidad pues se cuenta con los recursos económicos para escoger el menú. Para otros la pregunta tiene que ver con la incertidumbre que se tiene debido a la escases. La situación se complica aun mas cuando se ha perdido el trabajo o la fuente de ingresos ha disminuido. Entonces, con pesar nos preguntamos,  ¿Qué vamos a comer mañana?

Jesus aborda este tema en el Sermón del Monte (Mateo 6:25-34)  y nos pide que evitemos el afán y la ansiedad. Que hagamos a un lado la preocupación que nos paraliza y que nos hace pensar que no estamos haciendo lo suficiente para ganar el sustento diario. Su sentencia no tiene la intención de atentar contra nuestra dignidad humana pues mas adelante dice  que “…el Padre sabe que tenemos necesidad”, de igual manera, tampoco aboga por la negligencia o el descuido; mas bien,  nos previene de estar tan preocupados que perdamos de vista su grandeza.

Dios es Espiritu, razón por la cual si no estamos en sitonía con Él se nos hace muy fácil ignorarlo. Pero Él esta aquí. Tan cerca que podemos ver sus cuidados al observar su creación: Las aves y las flores.

Jesus nos dice que si observamos con cuidado veremos que las aves disfrutan del estar con vida  pues aun de madrugada, cuando todavía  no se sabe si saldra el sol o no, ellas  elevan su canto por el dia que Dios les ha ya concedido vivir  y por la tarde agradecen de nueva cuenta la jornada. Confian compleamente en su Creador para el alimento diario.  De las flores necesitamos aprender además a vivir con simplicidad pidiendo a Dios nos ayude a distinguir entre lo que queremos -y solo nos convierte en consumidores- y  entre lo que realmente necesitamos.

Recordemos que la preocupación es improductiva  ya que  por sí sola no traerá jamás el pan a nuestra mesa, además  es peligrosa ya que a causa de ella tomamos decisiones que  lejos de alargar nuestra vida la acortará  pues las jornadas extras de trabajo y  un mal descanso provocado por la ansiedad son una mala combinación para el bienestar de nuestro cuerpo ¿No es la vida más que el alimento? (Vr.25)

Juan Wesley va mas lejos y nos dice que ésta clase de preocupación ofende a Dios,

“…un gran insulto al misericordioso y sabio Gobernador de todas las cosas, ya que sugiere que el gran Juez no hace lo bueno; que no ordena bien todo….que no es suficientemente Bueno para proveer todas las cosas para aquellos que han puesto en Él su esperanza.”

 

Con una economía quebrada como la que padecemos en gran parte de nuestro mundo  se nos hace difícil no ceder a la tentación.  Sin embargo, Jesus no nos sugiere, nos manda no preocuparnos por el mañana. ¿Seremos capaces de vivir en esta radical dependencia hacia Él? Las aves lo son.

Dejemos que sea Dios quien supla nuestras necesidades. Planeemos nuestros dias en alabanza y confiemos plenamente en Él. Él nos ve, Él lo sabe. Baste a cada día su propio afán.

“No vivan preocupados por tener más dinero. Estén contentos con lo que tienen, porque Dios ha dicho en la Biblia: «Nunca te dejaré desamparado».” TLA

  -Hebreos 13:5


A %d blogueros les gusta esto: