Una Vida Mejor.

Me cuentan que en cierto pueblo nació Maigualina. Una morena  introvertida, y cuya familia era  de condición humilde.  Por ser la mayor de entre  sus hermanos  se esperaba  fuera la segunda al mando en las labores del hogar. Sin embargo, Maigualina  se veía asi misma tan solo  como una doncella. No tenía ningun problema con la limpieza de la casa aun cuando lucía  repleta de moscas  a falta de puertas , el  piso de tierra y el calor;  tampoco tenía problemas con el cuidado de los animales domésticos que se expresaban libres por toda la casa. Pero cocinar, le era un fastidio debido a que los ingredientes escaseaban y a regañadientas cumplía tales deberes.

Así como una niña lleva a la cama sus muñecas,  Maigualina llevaba consigo  el hambre y los deseos de que su suerte cambiara algun dia; todas las noches rogaba, hacía promesas y soñaba con un mundo diferente; con un apuesto aventurero que la llevara lejos de ese pueblo yermo, a un lugar  en el que pudiera comer todo cuanto quisiera. Pero, ¿Existiría tal lugar?

Los dias pasaban aburridos en el pueblo:  sin mucho que ver, sin mucho que hacer… hasta que  llegaba  la feria. No era mas que una vieja rueda de la fortuna manipulada casi manualmente. Carros chocones, un trenecito y los infaltables caballitos  que completaban la diversión. También, era la oportunidad de encontrar el amor, pues habitantes de zonas aun mas apartadas venían a buscar pareja.  Ese año, Maigualina saldría favorecida. Cupido lanzó sus flechas y de inmediato nació un romance entre Maigualina y Gabriel. La conversación fue profunda y significativa,

– ¿Dónde vives? – Le preguntó Gabriel empuñando el sombrero.

– Por la vereda que va al cerro…..

-¿Qué número es tu casa?- Insistió.

– ¿Número?…donde veas un perro echado, ahí es.

Ambos comenzaron a frecuentarse. En pocos dias de conocerse Maigualina se enamoró de el y supo que  con Gabriel  “La milpa seria un rancho y el atole, un champurrado”. Todo estaría bien aun cuando la sombra de la pobreza los amenazara. Pero Gabriel era ambicioso y después de casados  le propuso emigrar al norte del corazón en busca de nuevas oportunidades. Le hizo saber que  sortearían  peligros de muerte que culminarían con una vida placentera y abundante para ambos.

-¿Y cómo es allá?- le preguntó con candidez.

-Bueno…dicen que hay buenos trabajos  y que la gente no se asolea tanto como aquí; por eso  son blancos y de ojos desteñidos;que a veces no se les entiende lo que quieren pero aun asi te mandan por la puerta del éxito (Exit); que todas las casas son iguales y que comprar una es cuestion de forzarle al trabajo ( For Sale) ….¡Ah! y que la comida se llama Combo, ¿o Mambo? número 5.

– ¿Y de qué peligros hablas Gabriel?

– Bueno….dicen que debemos caminar, cruzar rios, desiertos, pasar mas  hambre, pero sobre todo que debemos  tener cuidado con un tal “Freeway” que ha matado a muchos y que segun dicen, se nos aparece por todas partes. Pero no te preocupes…. que si se puede, porque estamos unidos.

Los tambores que despiden a cada doncella que baja con gracia del cerro comenzaron a sonar. Miró en lontananza y por última vez a su pueblo bicicletero, a sus perros enclenques, a sus escuálidos habitantes con camisas de fuera,  a sus mujeres preñadas y  a sus niños chamagosos. Entonces pensó que, sí existia algun Dios amoroso les ayudaría para llegar a la tierra de la abundancia.

Tristemente, los peligros que les habían contado en el camino y los que  se habían imaginado eran nada comparados con la cruel realidad de cruzar una frontera de forma  ilegal. Las altas y bajas temperaturas,la desorientación, el cansancio, la deshidratación, etc.,  se quedaron cortas ante la posibilidad de caer presa de bandas criminales de todo tipo. Y es que, ante tales circunstancias el cruce y el  desierto se puede convertir en un crisol  en donde se descubra la quinta esencia de la vida. Entonces el alma se torna hacia Dios y se elaboran súplicas y promesas que mas tarde se olvidan  cuando se encuentra la vida a salvo.

Todo, por buscar una vida mejor.

Las estadísticas de personas que  llegan a pisar suelo americano de forma ilegal en busca de una mejor vida estan hechas de rostros que conozco. A diario escucho historias de hambre, de secuestro, de desierto, de muerte….

Pero ellos no son los únicos. El hecho es que todos los seres humanos hacemos a diario esfuerzos por alcanzar la felicidad. Es por eso que, entre otras cosas,  estudiamos mucho, trabajamos duro, nos relacionamos, cuidamos nuestra salud, compramos libros, filosofamos, asistimos a seminarios, nos informamos y nos congregamos en una iglesia.

Una de mis compañeras de trabajo me sugiere que la felicidad se encuentra en las montañas, en la vida sencilla, en volver a lo natural; es decir,  a bañarnos en el rio, confeccionar nuestra propia ropa y a cultivar nuestra propia comida olvidando  los supermercados y la comida congelada. Porque dice, “Antes se vivía mejor”. Pero si echamos un vistazo al pasado encontraremos tan solo desilusión.

¿Cual es entonces el secreto para que la humanidad entera obtenga  una mejor vida?

Una de las vidas que mas han cautivado a la humanidad es sin duda la vida de Helen Keller. Mas  inspiradora es aun la de su dedicada maestra, la Señorita Sullivan quien logró hacer de  una pequeña niña  sordomuda y  ciega una de las personas mas famosas y amadas en el mundo. Logró transformar a una niña discapacitada con personalidad deforme y salvaje,  en una sensible, bella y bien educada criatura. Una de las escenas mas impactantes que lograra llevar a la pantalla grande el director de cine Arthur Penn es la escena de“El desayuno”. El salvajismo y la rebeldia de Helen son descritas en un diario que escribiera la propia Señorita Sullivan en el que, después de éste dramático episodio  tratando de enseñarle a comer  a la incotrolable Helen, escribe,

“Ví claramente que sería inútil enseñarle el lenguaje o cualquier otra cosa, si ella no aprendía primero a obedecerme. Lo he pensado  seriamente, y cada vez que pienso en esto, mas segura estoy de que la obediencia es la puerta donde el conocimiento, si, y el amor, también, entran en la mente de un niño”.

Por lo regular nosotros pensamos que es al revés. Que el amor, es la puerta para que el conocimiento y después la obediencia entren y seamos completamente felices, pero no es asi. 

En Deuteronomio capítulo 6,  encontramos el “Secreto” de la felicidad y del buen vivir.  Dios le hace una advertencia al pueblo de Israel acerca de no olvidarse de quien y porque  obtendran las bendiciones y les pide obedezcan a su voz.

Si hicieramos una lista de las palabras menos atractivas  encontraríamos obediencia como una de las que encabezan la lista. Y es que por si sola nos irrita. La encontramos mas de 500 veces en el antiguo testamento y en casi todos  los casos es usada como un llamado a la razón: “Si obedeces, serás bendecido.”, ” Si no obedeces, te irá mal” Lo cierto es que a todos nos gusta leer que Dios nos va a bendecir, pero no nos gusta leer que para eso tenemos que obedecer. La vida abundante no viene por repetir o “Declarar”  bendiciones bien elaboradas. Asi como tampoco seremos salvos por su gracia, si no nos sometemos a sus demandas. Si bien es cierto que Su amor hacia nosotros no depende de nuestra obediencia hacia El; también es cierto que si no le obedecemos sufriremos las consecuencia, pese a su gran amor por nosotros.

Este capítulo  comienza con el Shema nombrado asi por los judios por ser  la primer palabra en esta porción que traducida del  hebreo significa “Escucha” y luego añade, “…Oh Israel..“;  Palabra  que también puede ser traducida como “Obedece, Oh Israel…”   y luego les dice: “.. y serás feliz”  . Recordemos que en este pasaje, el pueblo de Israel esta a punto de entrar a la tierra prometida, después de 40 años de caminar  en el desierto.

La gran mayoría de los inmigrantes que conozco y que me cuentan la historia de cuando se encontraban en el desierto o cruzando el Rio Bravo, me dicen que  hicieron promesas a Dios que ahora les cuesta cumplir. Ahora que disfrutan de ciudades que no edificaron, de casas amuebladas que no les costaron, de caminos  que no construyeron; ahora que comen alimentos que no conocían y en porciones abundantes. Ahora que tienen cierta seguridad, y podríamos decir “Viven bien” . Ahora que el sol ya no les quema…se han olvidado de Dios. Lo cual nos dice que es posible cruzar el desierto sin vivirlo, sin sentirlo, sin aprender. Y eso es lo que Dios quiere que el pueblo de Israel no olvide. Quiere que esta nueva generación se acuerde de dónde los sacó.

Algunos de los cristianos de hoy,   gozan también de una herencia cristiana que no les costó, de templos que no  construyeron, de numerosas congregaciones que no evangelizaron  y  de Biblias y recursos que no tradujeron. En este caso, tambien Dios nos advierte de no olvidarnos de los sacrificios que hicieran las generaciones pasadas y digamos que lo hemos logrado  por nuestras propias fuerzas. Por el contrario, nos pide estemos listos a responder  a nuestros hijos cuando  nos pregunten  de quién y porqué  nos han venido todas estas bendiciones. Como lo hiciera el pueblo judío cada año al celebrar la Pascua en un banquete religioso y reunidos en torno a la mesa. No es porque hayamos logrado  estudios superiores, ni por ser hábiles para el trabajo , ni por orar dia y noche. Es porque le hemos obedecido y en respuesta, El nos ha mostrado su amor bendiciéndonos. No nos conformemos pues con saber que hay un Dios que nos ama, también, recordemos los beneficios que  nos ha dado y seamos agradecidos.

Hace poco un escritor me sorpendió con estas palabras:  ” No necesitamos mas actividades en la iglesia, ni mas oración, ni mas estudios bíblicos. Lo que necesitamos es  solamente a Dios  y ser obedientes”  Y es asi, la total obediencia a Dios en cada area de nuestra vida es la base para la felicidad y para una vida mejor.

“..Cuando hayas comido y te hayas saciado , cuida de no olvidarte de Yahveh que te sacó del pais de Egipto,de la casa de servidumbre”. Deuteronomio 6:11-12

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: